Miedo al cambio, cómo superarlo

Imagen 008Miedo al cambio, cómo superarlo

Existen periodos en la vida de las personas en los que parece que los cambios y las variaciones son más habituales y están más presentes.

A menudo, en estas etapas se torna más complicado tomar decisiones o elegir entre alternativas diferentes, en muchas de las ocasiones por el denominado miedo al cambio ya que el mismo parece suponer un fuerte riesgo ante algo nuevo y desconocido que crea incertidumbre y que empuja a salir fuera de la llamada por muchos “zona de confort”.

Así pues, es evidente que los cambios en ocasiones asustan, dan vértigo, puesto que suponen salir de una fase de equilibrio para entrar en otra en la que quizá exista una mayor complejidad de manejo y adaptación, en la que haya que tomar distintas decisiones no siempre fáciles.

Sin embargo, si uno se para a pensar detenidamente, es fácil darse cuenta de que continuamente se están tomando decisiones de forma diaria y cotidiana: qué vestir, qué comer, dónde ir de viaje… Por tanto, se puede desprender de esto que se está preparado para llevar a cabo el proceso de toma de decisiones y que el mismo constituye una parte más de la vida de cada individuo, no algo excepcional sujeto exclusivamente a determinadas etapas.

No obstante, dado que ciertas decisiones que son necesarias llevar a cabo en momentos vitales clave pueden ser de mayor complejidad y es posible que supongan un cierto grado de temor y/o bloqueo, algunos consejos para vencer tal miedo son los que se enumeran a continuación:

  • Ser perseverante, puesto que una vez que comienza a hacerse algo nuevo en un tiempo esto mismo deja de serlo para convertirse en algo ya más habitual y conocido.
  • Reconvertir el miedo o temor en energía que impulse el cambio.
  • Tomar conciencia del propio proceso de cambio y disfrutar de él igualmente, no sólo del resultado final.
  • Adoptar una postura positiva ante el cambio, esto es, afrontar las posibles variaciones como un reto y una oportunidad de aprendizaje más que como un obstáculo o impedimento para continuar el camino.
  • Adoptar la idea constructivista de que el cambio supone evolución, en contra del estancamiento.

Aida Mañero

Psicóloga