Miedo al cambio, cómo superarlo

Imagen 008Miedo al cambio, cómo superarlo

Existen periodos en la vida de las personas en los que parece que los cambios y las variaciones son más habituales y están más presentes.

A menudo, en estas etapas se torna más complicado tomar decisiones o elegir entre alternativas diferentes, en muchas de las ocasiones por el denominado miedo al cambio ya que el mismo parece suponer un fuerte riesgo ante algo nuevo y desconocido que crea incertidumbre y que empuja a salir fuera de la llamada por muchos “zona de confort”.

Así pues, es evidente que los cambios en ocasiones asustan, dan vértigo, puesto que suponen salir de una fase de equilibrio para entrar en otra en la que quizá exista una mayor complejidad de manejo y adaptación, en la que haya que tomar distintas decisiones no siempre fáciles.

Sin embargo, si uno se para a pensar detenidamente, es fácil darse cuenta de que continuamente se están tomando decisiones de forma diaria y cotidiana: qué vestir, qué comer, dónde ir de viaje… Por tanto, se puede desprender de esto que se está preparado para llevar a cabo el proceso de toma de decisiones y que el mismo constituye una parte más de la vida de cada individuo, no algo excepcional sujeto exclusivamente a determinadas etapas.

No obstante, dado que ciertas decisiones que son necesarias llevar a cabo en momentos vitales clave pueden ser de mayor complejidad y es posible que supongan un cierto grado de temor y/o bloqueo, algunos consejos para vencer tal miedo son los que se enumeran a continuación:

  • Ser perseverante, puesto que una vez que comienza a hacerse algo nuevo en un tiempo esto mismo deja de serlo para convertirse en algo ya más habitual y conocido.
  • Reconvertir el miedo o temor en energía que impulse el cambio.
  • Tomar conciencia del propio proceso de cambio y disfrutar de él igualmente, no sólo del resultado final.
  • Adoptar una postura positiva ante el cambio, esto es, afrontar las posibles variaciones como un reto y una oportunidad de aprendizaje más que como un obstáculo o impedimento para continuar el camino.
  • Adoptar la idea constructivista de que el cambio supone evolución, en contra del estancamiento.

Aida Mañero

Psicóloga

4 acciones para ser más feliz basadas en neurociencia

CIMG30944 acciones para ser más feliz basadas en neurociencia

A menudo en Psicoterapia se proponen determinados ejercicios que, aunque aparentemente sencillos, pueden contribuir enormemente a lograr un mayor nivel de bienestar. Dada esta sencillez, muchos son los escépticos que no creen que llevando a cabo tales acciones se pueda uno llegar a encontrar mejor.

Por esto, el autor Alex Korb, profesor de la Universidad de California (UCLA) en EEUU, trata de dar en su libro “The Upward Spiral” una explicación más científica, y basada en la Neurociencia, de aquello que producen a nivel cerebral tales actuaciones; intenta mostrar cómo a partir de pequeños cambios es posible influir de modo significativo en el propio estado de ánimo, así como las modificaciones producidas a nivel cerebral. En concreto, Korb alude a cuatro acciones determinadas que pueden contribuir a la mejora del estado anímico de uno mismo:

  • Llevar a cabo una lista de cosas por las que uno se siente agradecido: Al realizar dicha actividad, Korb asegura que es posible incrementar la densidad de las neuronas y la inteligencia emocional, lo cual a su vez contribuye a mejorar las relaciones interpersonales. Además, asegura que se incrementa tanto la cantidad como la actividad de la serotonina y de la dopamina, involucradas tanto en la motivación como en la sensación de placer y felicidad.
  • Identificar las emociones, darles nombre y etiquetar aquello que se siente en lugar de reprimirlas e intentar evitarlas y/o esconderlas, para aplacar la excitación del sistema límbico, encargado de la regulación emocional. Aceptar las propias emociones, incluso las negativas ayuda a reducir su impacto y su efecto negativo como señalan diversas investigaciones y estudios.
  • Tomar decisiones: Tomar decisiones así como establecer objetivos activa, según el neurocientífico Alex Korb, un mismo circuito cerebral situado en la corteza prefrontal cerebral, y lo hace de un modo positivo, reduciendo de este modo la posible presencia de ansiedad y estrés. Basta con intentar tomar decisiones lo suficientemente buenas, no pensar únicamente en triunfar o tener éxito.
  • Abrazar: Abrazando se se ha comprobado se segregan hormonas como la oxitocina, endorfinas o dopamina, lo cual genera sensaciones de bienestar y de sentirse querido, a la vez que se reducen los niveles de estrés presentes; además, aseguran algunos autores que incluso de este modo se refuerza el sistema inmunológico.

Información extraída de:

http://elpais.com/elpais/2015/12/07/buenavida/1449524757_799699.html

Aida Mañero

Psicóloga

Desconectar en vacaciones. Aida Mañero Ocarranza

¡Llegan las tan deseadas vacaciones!

 Después de todo el año de trabajo, de estrés y preocupaciones, tienen lugar esos días y momentos en los que nos permitimos disfrutar, pasar tiempo de ocio, quedar más con amigos, disfrutar más de la pareja… en definitiva, desconectar.

 Sin embargo, esto que en primera instancia es tan deseado y apetecible, a menudo no es tarea fácil y cuesta un tremendo esfuerzo poder conseguirlo por estar inmersos en la vorágine del día a día donde frecuentemente es complicado parar.

 A continuación se ofrecen algunos consejos que pueden contribuir a que se disfrute de estos días, sin perder el tiempo en elucubraciones y rumiaciones que impidan aprovechar aquello que se lleva todo el año esperando con tanto deseo:

 –        Aprender a relajarse mediante la propia respiración: Mediante la propia respiración es posible estar más tranquilo, así pues en función de cómo respiremos nos encontraremos de una forma u otra.

Si centramos la atención en la propia respiración, llevando el aire hasta el vientre al inspirar, incluso tratando de imaginar cómo entra y sale el aire, logrando respiraciones más lentas, se logrará un nivel más bajo de activación lo cual permitirá a su vez la relajación.

Además de relajarse, centrando como se indica la atención en las propias inspiraciones y espiraciones se conseguirá desviar el foco atencional hacia otro tema diferente al que produce preocupación.

 –        Tratar de centrarse en el mismo momento en los detalles de esas situaciones que hacen que uno mismo se encuentre bien, tratando de conectar con el entorno, con los sonidos, los colores… y del mismo modo con las propias sensaciones experimentadas.

 –        Aprender a vivir el presente, lo cual permitirá conectar mejor con uno mismo y estar así únicamente pendiente de aquello que pasa en el momento presente de la propia vida.

 –        En el caso que sea inevitable tomar una decisión que en ese momento genera preocupaciones o malestar, tratar de llevarla a cabo lo antes posible y no demorarla, es decir, establecer márgenes cortos de tiempo para decidir, realistas y ajustados, lo cual evitará la rumiación que conlleva la postergación.

 –        Decir “basta” en situaciones dónde no se pueda pensar con claridad. Existe una técnica denominada parada del pensamiento que facilita el reducir la rumiación consistente en esto, es decir, introducir alguna palabra para parar y a continuación meter una distracción.

 –        Aprender a ser asertivo para decir “ahora no, estoy en mis vacaciones” y cuidarse a uno mismo.

LA DIFICULTAD PARA TOMAR DECISIONES Y SOLUCIONAR CONFLICTOS. Aida Mañero Ocarranza

Galería

Esta galería contiene 1 foto

Decidir significa elegir entre varias alternativas posibles, este proceso es llevado a cabo cuando la persona entre varias opciones toma la que considere más conveniente en función del objetivo que desea conseguir y de las consecuencias. Este mismo procedimiento de … Sigue leyendo