¿Hay emociones malas?

¿Hay emociones malas?

Estamos continuamente en busca de la felicidad, se evita el malestar, el nerviosismo, el enfado, … se buscan fármacos para no sentir dolor, tristeza o angustia,.. pero ¿esto es bueno? ¿tenemos que evitar sentirnos mal? Lo cierto es que todos los sentimientos y emociones antes citadas son necesarias a nivel psicológico, no deben de evitarse, negarse o bloquearse porque sino se expresarán de una manera no adaptativa a través de sintomatología como:

 

 

  • Dolores musculares
  • Problemas de sueño
  • Alteraciones en la alimentación
  • Dolores de cabeza
  • Problemas cardiovasculares

La no canalización de estas emociones generan una tensión constante lo cual afecta al sistema inmunológico lo que facilita que el sujeto se ponga enfermo. Es necesario vivir todas las emociones, expresarlas, canalizarlas y resolverlas. Lo primero de todo es aceptar la emoción y detectar el motivo que la evoca, una vez detectado y vivida la emoción buscar la solución a la situación causante, en el caso de que sea posible y en el caso de que no pueda ser buscar una solución a la emoción vivida, por ejemplo si se siente tristeza es importante buscar actividades agradables a realizar, una vez canalizada la emoción, para transformar la tristeza.

Es muy importante e imprescindible la expresión de todas las emociones ya que la negación o bloqueo de ellas conlleva consecuencias físicas.

Belén Pozo

Psicóloga

Alexitimia

ALEXITIMIA

La Alexitimia es un concepto introducido por Sifneo en 1973, el cual describía este término como “la ausencia de palabras para poder expresar las emociones”.

Se considera un trastorno caracterizado por la dificultad para poder identificar y describir los sentimientos y distinguir las sensaciones corporales de los distintos estados emocionales, ocasionando un estado interno emocionalmente empobrecido, presentando un nivel bajo de experiencias diferenciadas e integradas en su historia de vida personal.

Según la Sociedad Española de Neurología, al menos un 10% de la población mundial padece este trastorno, siendo más frecuente en varones que en mujeres. También se ha observado que un 85% de la población con trastorno de Espectro Autista presenta Alexitimia.

Muchos de estos pacientes acuden a especialistas por recomendación de los familiares o de la pareja, debido a que su entorno suele aquejarse por la pérdida de comunicación, falta de entendimiento o de afectividad en las relaciones, destacando la queja y la afectación en la pareja.  Por ello este trastorno ocasiona una gran interferencia en la vida diaria, afectando a la calidad de las relaciones sociales, ya que sus dificultades afectan en sus interacciones personales a la hora de reconocer e identificar en el otro lo que siente, no mostrando cierta empatía y respondiendo con una respuesta emocionalmente “fría” y poco acorde a las diversas situaciones vividas.

No todos los pacientes que sufren este trastorno presentan el mismo grado de afectación. Se pueden clasificar en dos tipos:

  • Alexitimia primaria de tipo neurológico, donde se encuentran anomalías en las zonas cerebrales vinculadas con las emociones. Puede deberse a factores de tipo genético o como consecuencia de alguna enfermedad neurológica (párkinson, esclerosis, tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares o por algún tipo de traumatismo…).
  • Alexitimia secundaria, se encuentra vinculadas a desórdenes en el aprendizaje emocional, por traumas que haya vivido el sujeto en su historia personal (trastorno de estrés postraumático) o también derivado por otros trastornos psicológicos cursados (adicciones, trastornos del estado de ánimo, trastornos de la conducta alimentaria…)

Es importante saber que las personas que sufren este trastorno, sí sienten emociones, pero su dificultad reside en no saber identificarlas. Esto les provoca un alto sufrimiento emocional por no poder expresar lo que sienten en su vida diaria, afectando al proceso de autorregulación de su estabilidad y bienestar emocional.

Información obtenida:

Eizaguirre, A. E. (2002). Alexitimia y relaciones de pareja. Psicothema14(4), 760-764.

Alonso-Fernández, F. (2011). La Alexitimia y su trascendencia clínica y social. Salud mental34(6), 481-490.

Rocío Delgado

Psicóloga

La psicología gratis…

La psicología gratis…

Quiero contar una historia curiosa que hoy ha pasado en nuestro centro, algo divertido o increíble.

Han llamado al centro desde un periódico para que escribiéramos un artículo, la chica que nos ha llamado en un inicio ha intentado convencernos de algún modo, comentándonos que nos hacía publicidad,por lo que el artículo no iba a ser remunerado, tras hablar un rato con ella hemos “cedido” ha hacerlo gratuitamente, a pesar de que pensamos que la transmisión de una información profesional no debería realizarse de este modo, pero es cierto que así se obtiene publicidad. Ahí no queda la anécdota, después de toda la conversación nos comenta que el centro tendría que correr con los gastos de la edición y gestiones para su publicación, vamos que teníamos que pagar por transmitir información profesional en un medio. Lo cierto es que la reacción de la persona que ha cogido el teléfono ha sido extraña para la chica del teléfono, se lo ha tomado con humor y le ha dicho que no. La psicología es una ciencia estudiada durante muchos años, los profesionales que trabajan de ello son personas formadas y expertas en la materia, la transmisión de la información de cómo funciona el comportamiento humano es científica y tiene una base, ¿te cambiaría gratis el fontanero el grifo? ¿el dentista te haría una endodoncia sin coste?

Belén Pozo

Psicóloga

Efectos de dormir mal

Efectos de dormir mal

Al hablar de dificultades con el sueño podemos enfrentarnos a diferentes tipos: problemas para conciliar el sueño, despertares nocturnos, sueño no reparador,…etc todos ellos conllevan unas consecuencias psicológicas y fisiológicas en el sujeto.

Consecuencias psicologicas

  • Mayor irritabilidad
  • Dificultades para concentrarse
  • Ansiedad
  • Estado de ánimo bajo
  • Problemas de memoria
  • Dificultades en el aprendizaje
  • Dar mayor importancia a las preocupaciones
  • Velocidad de procesamiento enlentecida
  • Aumento de la percepción del dolor

Consecuencias fisiológicas

  • Dolores de cabeza
  • Disminución de ciertas áreas cerebrales
  • Fatiga
  • Envejecimiento precoz
  • Trastornos gastrointestinales
  • Aumenta el riesgo de diabetes y un inadecuado patrón alimenticio
  • Alteración del sistema inmune
  • Menor actividad física
  • Aumento del cortisol, relacionado con el estrés

Belén Pozo

Psicóloga

Año nuevo, propósitos nuevos.

Año nuevo, propósitos nuevos.

Diciembre es un mes especial, es el mes de la navidad, de los reencuentros, cenas, viajes, fiestas, familia, amigos, reflexiones y balances de cómo ha ido el año.

Es común, que en este mes se valore y se piense sobre qué objetivos y propósitos se propusieron para el año y analizar cuales se han conseguido, como de aquellos objetivos que quedan pendientes por conseguir.

Muchas de estas propuestas se ven relacionadas con crear cambios respecto a hábitos del día a día como la alimentación, actividad física, hábitos de estudio, trabajo, planificación y organización del tiempo, ocio…, como de iniciar nuevos hábitos o nuevas metas que antes no estaban en la rutina vital y que resultarían beneficiosas para la salud tanto a nivel físico como psicológico.

 

Cada año es tradición plantearse nuevos objetivos para comenzar de la mejor forma el año nuevo. Esto facilita e incentiva la motivación y promueve el impulso hacia las nuevas acciones. Es importante que se tenga en cuenta de cara al año nuevo que los objetivos sean realistas y que sean posibles de cumplir, es común crear una lista infinita de propuestas que pueden resultar complejas de realizar y que se han ido añadiendo una y otra vez, año tras año, y que no se han podido tachar de la lista anual. Por ello es importante que se tengan en cuenta algunos aspectos para evitar que suceda lo anteriormente dicho.

Estas son algunas pautas a tener en cuenta a la hora de realizar la lista de objetivos sin caer en errores anteriores y poder conseguir las propuestas en el año nuevo:

  • Objetivos realistas: es conveniente que en un primer momento se haga una lista con todo aquello que se quiera conseguir. Posteriormente se irá valorando una a una y se reflexionará cuánto de realista es y qué probabilidad se tiene de conseguir. Aquellos objetivos que sean confusos, se eliminarán de la lista o se modificarán creando propuestas más modestas, ya que si se añaden objetivos ambiciosos o poco realistas, pueden llegar a causar frustración y malestar emocional.
  • Reflexionar sobre los propósitos de años anteriores y valorar cómo se han ido cumpliendo o cómo se ha actuado ante aquello que no se ha podido conseguir.
  • Evitar proponerse excesivos objetivos para el año.
  • Crear objetivos específicos y detallados: es decir, si una de los objetivos es proponerse crear cambios de hábitos para tener una vida más saludable como por ejemplo hacer deporte, es fundamental que se defina cuánto tiempo se va a dedicar a la semana y qué días son los idóneos para practicarlo, además de pensar qué otros aspectos entrarían en este objetivo para tener una vida más sana. Esto facilitará poder cumplir el propósito y que no resulte tan confuso el objetivo, promoviendo su cumplimiento y generando el hábito.

Rocio Delgado

Psicóloga

Modificar nuestros hábitos

Modificar nuestros hábitos

¿Hay algún hábito que te gustaría poder incorporar en tu vida? ¿Te gustaría poder practicar algo de ejercicio de manera regular, iniciarte en la lectura, aprender a patinar?

¿Tienes algún hábito que por el contrario, te gustaría prescindir de él? ¿Estás dispuesto a renunciar al tabaco, estás dispuesto a renunciar a la comida poco saludable?

Los seres humanos, requerimos de un tiempo para cambiar hábitos. William James, uno de los padres de la Psicología Moderna, comentó a principios del siglo XX, que el tiempo que se precisa para ello, es de 21 días.

Según él, los hábitos posibilitan y favorecen los pasos que son necesarios para obtener un resultado, para conseguir un objetivo que nos hemos establecido, de tal manera que esos pasos resultan ser más precisos y más adecuados. Con ello, se atenúa nuestro cansancio, la atención que dedicamos de manera consciente a la realización de estas acciones es menor y se promueve una automatización de la conducta haciendo que esta se desarrolle de manera más sencilla.

James indica que para poder cambiar un hábito, se precisa de:

–    Determinación. La idea es poder organizar nuestra vida en función del hábito que se quiere adquirir. William James decía que había que favorecer un entorno que impulsara nuestro nuevo camino, nuestra nueva meta.
–    Disciplina. Según James, a lo largo de estos días, muy posiblemente esté presente las ganas de volver a ese viejo hábito. Él propone seguir adelante en el intento y no caer en la tentación de volver atrás. Es importante que haya una continuidad. Hay que ser disciplinado y dedicarle tiempo.
–    Iniciativa. Hay que tener iniciativa, no hay que dejarse llevar por las circunstancias que puedan rodearnos. Determinadas circunstancias y las personas que nos rodean influyen mucho en la adquisición de un hábito adecuado y en el hecho de romper con el antiguo.

Es importante conocer los motivos para ese cambio. Hay que pensar en qué es lo que queremos, para qué vamos a hacerlo, por qué queremos hacerlo, cómo vamos a conseguirlo. Hay que buscar algo que realmente nos atraiga, nos motive y que sea coherente con nosotros mismos, con nuestros intereses y valores. Por eso hay que buscar aquello que consideremos que es importante para nosotros y poder permitirnos salir de nuestra zona de confort.

Es aconsejable que vayamos poco a poco, de manera que estos hábitos puedan ir cambiando de forma gradual. Una manera de poder instaurar un hábito saludable y remplazar uno inadecuado, sería cambiar el mal hábito, por el bueno.

Sería interesante poder hacer una lista donde reflejar ambos tipos de hábitos teniendo en cuenta el grado de importancia que demos a cada uno de ellos; por un lado los que nos gustaría adquirir, y por otro lado, los que se desearían dejar atrás. De todos los posibles hábitos de ambas listas, es aconsejable elegir uno o dos para empezar a adquirirlos, no más. Es importante ser realista y no querer abarcar todos los cambios a la vez.

Una manera de facilitar la adquisición o eliminación de los hábitos, es hacer más o menos fácil el tener un adecuado o inadecuado hábito. Por ejemplo, si quieres dejar de comer dulce después de la comida o de la cena, haz por eliminar de la lista de la compra este producto que tanto te gusta. El hecho de no tenerlo en casa, te va a facilitar el no caer en el deseo de comerlo. Si quieres empezar a ir al gimnasio después de salir de trabajar, busca un centro que esté cerca de tu lugar de trabajo y déjate preparado la noche de antes la bolsa de deporte con todo lo que vas a requerir para tu tarde de gym.

No desistas, sigue intentándolo, porque aunque los viejos hábitos no nos lo van a poner fácil, puesto que durante mucho tiempo han formado parte de nuestro día a día, haciendo difícil su instauración, una vez logrado nuestro objetivo, la sensación de bienestar y satisfacción nos va a invadir. Somos capaces de abandonar o modificar hábitos que llevan un tiempo establecidos y adquirir alguno nuevo por propia voluntad. No los posterguemos, no esperemos al mes que viene, ni tampoco al año que está por entrar. Podemos empezar hoy mismo.

http://www.samastah.com/21-dias-para-cambiar-un-habito-la-gran-idea-de-williams-james/
Miriam Benavides

Psicóloga

Miedo al cambio, cómo superarlo

Imagen 008Miedo al cambio, cómo superarlo

Existen periodos en la vida de las personas en los que parece que los cambios y las variaciones son más habituales y están más presentes.

A menudo, en estas etapas se torna más complicado tomar decisiones o elegir entre alternativas diferentes, en muchas de las ocasiones por el denominado miedo al cambio ya que el mismo parece suponer un fuerte riesgo ante algo nuevo y desconocido que crea incertidumbre y que empuja a salir fuera de la llamada por muchos “zona de confort”.

Así pues, es evidente que los cambios en ocasiones asustan, dan vértigo, puesto que suponen salir de una fase de equilibrio para entrar en otra en la que quizá exista una mayor complejidad de manejo y adaptación, en la que haya que tomar distintas decisiones no siempre fáciles.

Sin embargo, si uno se para a pensar detenidamente, es fácil darse cuenta de que continuamente se están tomando decisiones de forma diaria y cotidiana: qué vestir, qué comer, dónde ir de viaje… Por tanto, se puede desprender de esto que se está preparado para llevar a cabo el proceso de toma de decisiones y que el mismo constituye una parte más de la vida de cada individuo, no algo excepcional sujeto exclusivamente a determinadas etapas.

No obstante, dado que ciertas decisiones que son necesarias llevar a cabo en momentos vitales clave pueden ser de mayor complejidad y es posible que supongan un cierto grado de temor y/o bloqueo, algunos consejos para vencer tal miedo son los que se enumeran a continuación:

  • Ser perseverante, puesto que una vez que comienza a hacerse algo nuevo en un tiempo esto mismo deja de serlo para convertirse en algo ya más habitual y conocido.
  • Reconvertir el miedo o temor en energía que impulse el cambio.
  • Tomar conciencia del propio proceso de cambio y disfrutar de él igualmente, no sólo del resultado final.
  • Adoptar una postura positiva ante el cambio, esto es, afrontar las posibles variaciones como un reto y una oportunidad de aprendizaje más que como un obstáculo o impedimento para continuar el camino.
  • Adoptar la idea constructivista de que el cambio supone evolución, en contra del estancamiento.

Aida Mañero

Psicóloga

Problemas de sueño ¿qué hacer?

loslabajos

Problemas de sueño ¿qué hacer?

Los problemas en el sueño son muy comunes desde no poderse quedar dormido, tener despertares durante la noche o levantarse sin haber descansado lo suficiente entre otros. Las alteraciones en el sueño producen consecuencias negativas en el día a día:

  • Aumento de dolores de cabeza
  • Irritabilidad
  • Descenso del rendimiento
  •  Menor capacidad de atención
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Alteración del estado de ánimo
  • Disminución de la capacidad del sistema inmune

Estas alteraciones en el sueño en ocasiones son pasajeras o circunstanciales, debido a algún problema al que el sujeto se tiene que enfrentar o sin embargo son crónicas como consecuencia de la no resolución de la problemática del sueño.

¿Qué se puede hacer?

  • No intentar controlar el sueño
  • Seguir unas rutinas de desactivación en la tarde-noche
  • Realizar ejercicio físico 2-3 horas antes del sueño
  • Descargar cognitivamente las preocupaciones de la mente
  • Evitar siestas durante el día
  • Acostarse ante la sensación de sueño
  • Evitar quedarse en la habitación en espacios largos de tiempo mientras no se puede conciliar el sueño
  • Realizar actividades monótonas ante los despertares
  • Aparcar las actividades activas en las últimas horas de la tarde
  • Descargar el exceso de actividad en horas de la tarde
  • Hacer actividades agradables y relajantes diarias
  • Tomar alimentos líquidos calientes antes de acostarse
  • Evita el uso de la tecnología ya que esta estimulan el cerebro

Belén Pozo

Psicóloga

Desayunos de psicología en el Centro Vaca-Orgaz

reyrey2

Interpretación del Test de Copia de una Figura Compleja.

 Esta vez os invitamos aprender más sobre un test muy usado y quizá no adecuadamente corregido e interpretado, dado la subjetividad en la corrección e interpretación del mismo. Es un test en el que ocurre el efecto contrario al esperado, cuanto más tiempo se lleva usando peor se corrige, te explicamos por qué.

Además es una prueba imprescindible de importante valor para el diagnóstico en un niño.

Nuestros años de experiencia en la evaluación y la evolución de los casos evaluados nos han llevado a encontrar, tras el estudio de los mismos, claves y estrategias de mejora para la corrección de la prueba e interpretación cualitativa de la misma, lo cual nos ha aportado información muy interesante sobre la misma.

En el desayuno hablaremos de aspectos como:

 -Edades en el desarrollo perceptivo

-Correlación con otras pruebas del WISC-IV, BASS, Benton, ENFEN

-Interpretación cuantitativa

-Interpretación cualitativa

 Se realizará el 27 de Noviembre del 2015 de 11:00h a 13:00h, en nuestro centro en la Calle Montalbos 39 local.

Aforo limitado a 15 personas, necesitamos confirmación por escrito al mail info@vacaorgaz.com o en el teléfono 917599084.

  ¡Te esperamos!

 Nuestro centro lleva formando más de 8 años a profesionales de la psicología. Este trabajo se centra en:

– Curso sobre el WISC-IV, aplicación, corrección e interpretación, realizado por más de 100 orientadores de toda España.

-6 Cursos a través de la plataforma de formación de Tea Ediciones.

-Formación en Biofeedback y Neurofeedback, pioneros en España.

 Se dará certificado de asistencia.

Hojas de registro originales aportadas por TEA Ediciones SA.

Ocuparse de uno mismo vs. egoismo

CIMG1445¿Es malo ocuparse de uno mismo?

 ¿Se cae en el egoísmo si uno se ocupa y está pendiente de si mismo?

 Una de las normas éticas y morales que la sociedad de hoy en día establece es la de la ayuda al prójimo, la asistencia a aquella gente que lo pueda necesitar. Dada la relevancia y la importancia que ostenta esta premisa dentro de la propia sociedad, esto es algo que se empieza a inculcar a los niños en el seno familiar desde que son bien pequeños, y posteriormente se va extendiendo esta idea al contexto social. De este modo, al tratarse de una norma que se introduce desde edades bien tempranas, ésta se suele presentar de un modo muy arraigado y consolidado dentro de los pensamientos y valores adultos.

 Tanto es así, que en numerosas ocasiones se observa que esta idea parece ser incompatible con la del propio auto-cuidado y con el ocuparse de uno mismo, ya que, siguiendo el principio de generosidad que parece que opera en la sociedad, “si me ocupo de mi mismo no lo puedo hacer del resto y entonces puedo ser egoísta”. Con esto, ante la posibilidad de poder caer en el egoísmo, aspecto que la sociedad rechaza y por extensión es posible quedar excluido, “prefiero no ocuparme de mí mismo y hacerlo siempre del resto, ya que lo importante y lo primero deben de ser los demás”.

 No obstante, es posible observar que en sujetos que llegan a pensar de este modo tan rígido y poco flexible, se comience a experimentar un determinado malestar en algún punto de su trayectoria vital por algunos motivos como los que se enumeran a continuación:

  • El situar al resto siempre por delante de uno mismo hace que la persona se vea como merecedora de menos importancia, como intérprete de un papel secundario, con lo que su propio autoconcepto es posible que quede resentido.
  • Dado que la misión de estas personas es la de ayudar y estar pendientes del resto, dentro de la relación interpersonal adoptan esta función olvidándose de sí mismos y haciendo ver que parecen no necesitar nada, por lo que los demás aprenden a no dárselo, con lo que las relaciones se convierten en algo de una sola dirección y no recíprocas.
  • Al no estar acostumbrado a cuidarse y “escucharse”, pueden aparecer sentimientos de frustración al no saber uno mismo lo que se quiere o desea.

De este modo, las personas con esta idea tan carente de flexibilidad, a menudo parecen quedar atrapadas en una situación en la que parece que hagan lo que hagan están destinadas a sentirse mal ya que “si me ocupo solo del resto y no lo hago de mi mismo me siento mal, y si me ocupo únicamente de mi, no lo hago del resto y soy egoísta con lo que igualmente sufro”.

Dado este aparente callejón sin salida, en estos casos resulta imprescindible que estas personas logren conseguir entender que fruto de la rigidez de su idea se ha caído en un funcionamiento igualmente rígido y viceversa. Así, el trabajo se centra en la posibilidad de darse cuenta de que ambas opciones son posibles y sobretodo válidas, es decir, es factible una flexibilidad cognitiva que permita a uno mismo tenerse en cuenta y escuchar las propias necesidades y deseos sin caer en el egoísmo, al tiempo que se puede tener en cuenta al de al lado y ayudarle.