Caracteríticas y beneficios de la actitud optimista

Imagen 008

El Diccionario de la Real Academia Española reconoce el optimismo como  “la predisposición a entender y a analizar la realidad desde su aspecto más positivo”.

 

 

 

Esta actitud y modo de pensar ha conducido a la realización de numerosos estudios e investigaciones, llegando incluso a constituirse por su interés como una rama propia de la psicología denominada Psicología Positiva. Entre los autores que más se han interesado por este fenómeno, sus características y beneficios, se encuentran entre otros Martin Seligman y Daniel Goleman, los cuales a lo largo de su trayectoria y experiencia han ido describiendo diferentes características y beneficios del mismo.

Entre dichas características se pueden citar algunas de ellas como son:

  • Persistencia hacia la consecución de un objetivo a pesar de los posibles obstáculos, esto es, no muestran lo que Goleman denomina “impotencia aprendida”, es decir, darse por vencido antes de llevar a cabo cualquier actuación por el pensamiento de que cualquiera de esas actuaciones no servirán para nada.
  • Consideración de que dichos obstáculos son manejables y superables, y no tanto debidos a cuestiones personales, esto es, poseen lo que Goleman llama “pautas explicativas” referidas a lo circunstancial y acaecido en ese momento no siempre a características definitorias de uno mismo.
  • Actuación guiada por la probabilidad de éxito, más que por el miedo al fracaso.
  • Ante un posible error, presentan una tendencia a pensar que se trata de un contratiempo pasajero, no algo permanente y/o duradero de forma interminable en el tiempo.
  • Percepción de los posibles problemas como retos superables.

Entre los beneficios, los más destacados que se han podido constatar son, entre otros:

  • Personas con actitud optimista se ha comprobado que muestran mejores resultados en los estudios, en el trabajo o en el deporte por ejemplo.
  • Experimentan una mejor salud, tanto física como mental.
  • Son más felices.
  • Tienen una mejor autoestima.
  • Viven más en el momento presente, sin lamentarse demasiado por lo que ocurrió ni intentando controlar el futuro.

No se trata de no asumir ninguna responsabilidad ni de negar malos momentos o situaciones como pueda parecer (en este sentido Seligman plantea “algunos se han formado una imagen que muestra al optimista como el fastidioso permanente, al que se jacta de todo, exagera sus éxitos y culpa a otros de sus fallos, sin asumir jamás responsabilidad de sus errores”), sino más bien de mantener un equilibrio óptimo y adecuado entre la posible influencia de agentes externos a uno mismo y la valoración de la propia responsabilidad, potenciando los propios recursos para dirigirse hacia la consecución de un posible éxito, sin derrumbarse ante los fracasos, sino aprendiendo de ellos y extrayendo aspectos positivos que puedan ayudar en situaciones futuras similares.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga

Vacaciones, cómo disfrutarlas plenamente

DIGITAL CAMERALlega el momento del año que quién más quién menos espera, época en la que todos quieren desconectar, disfrutar, descansar… Sin embargo, esto que a priori todo el mundo desea en ocasiones puede no resultar tan fácil. Debido a la rutina del día a día que imponen el trabajo o los horarios entre otros factores, la adaptación al cambio a algo que constituye una situación bastante diferente e incluso contrapuesta puede constituir algo complicado por no saber cómo parar y cambiar de ritmo.

En este sentido, las técnicas del denominado Mindfulness pueden contribuir a lograr un estado que permita disfrutar y vivir el periodo estival y las vacaciones de una forma plena.

Se considera el Mindfulness como un estado de atención o consciencia plena, en el momento presente, a las sensaciones corporales, a las emociones, al ambiente que rodea… que permite un incremento de la propia autoconsciencia y del bienestar general al lograr dejar pensamientos intrusivos o rumiaciones de lado, permitiendo todo esto el vivir el aquí y ahora, no estando pendiente del pasado o el futuro.

Diversos estudios al respecto y una extensa investigación avalan la eficacia de estas técnicas cada vez más presentes en ámbitos psicológicos o médicos, entre otros, para el abordaje de diferentes patologías, favoreciendo a nivel emocional un mayor equilibrio, un incremento de la calma y la serenidad y un estado de ánimo más positivo.

Continuando con el tema que nos ocupa, la aplicación de técnicas y herramientas consideradas de Mindfulness al periodo vacacional para poder disfrutar y aprovechar éste de un modo pleno podrían constituir actividades como las que se citan a continuación:

  • Centrar de forma deliberada la atención en todos y cada uno de los sentidos.
  • Centrarse en la respiración, en cómo entra y sale el aire que se respira, en las sensaciones que se producen cuando esto ocurre…
  • Centrarse en los sonidos que tienen lugar en el ambiente que rodee en ese momento preciso así como en los colores… los olores… las formas… el tacto…
  • Focalizar la atención en las sensaciones corporales producidas cuando se dirige y se centra la mente en todo esto.
  • Dirigir también la atención hacia las emociones que se manifiestan durante estos instantes.
  • Estar presente y dejar pasar cualquier pensamiento que distraiga de este momento presente.

La clave de todas estas técnicas, como se recoge en los diferentes estudios experimentales llevados a cabo hasta le fecha, es la práctica a través de la cual dicho estado se incrementa y es más fácil entrar en él, pudiendo llegar a constituir incluso un modo de vida.

Aida Mañero

Psicóloga

Ocuparse de uno mismo vs. egoismo

CIMG1445¿Es malo ocuparse de uno mismo?

 ¿Se cae en el egoísmo si uno se ocupa y está pendiente de si mismo?

 Una de las normas éticas y morales que la sociedad de hoy en día establece es la de la ayuda al prójimo, la asistencia a aquella gente que lo pueda necesitar. Dada la relevancia y la importancia que ostenta esta premisa dentro de la propia sociedad, esto es algo que se empieza a inculcar a los niños en el seno familiar desde que son bien pequeños, y posteriormente se va extendiendo esta idea al contexto social. De este modo, al tratarse de una norma que se introduce desde edades bien tempranas, ésta se suele presentar de un modo muy arraigado y consolidado dentro de los pensamientos y valores adultos.

 Tanto es así, que en numerosas ocasiones se observa que esta idea parece ser incompatible con la del propio auto-cuidado y con el ocuparse de uno mismo, ya que, siguiendo el principio de generosidad que parece que opera en la sociedad, “si me ocupo de mi mismo no lo puedo hacer del resto y entonces puedo ser egoísta”. Con esto, ante la posibilidad de poder caer en el egoísmo, aspecto que la sociedad rechaza y por extensión es posible quedar excluido, “prefiero no ocuparme de mí mismo y hacerlo siempre del resto, ya que lo importante y lo primero deben de ser los demás”.

 No obstante, es posible observar que en sujetos que llegan a pensar de este modo tan rígido y poco flexible, se comience a experimentar un determinado malestar en algún punto de su trayectoria vital por algunos motivos como los que se enumeran a continuación:

  • El situar al resto siempre por delante de uno mismo hace que la persona se vea como merecedora de menos importancia, como intérprete de un papel secundario, con lo que su propio autoconcepto es posible que quede resentido.
  • Dado que la misión de estas personas es la de ayudar y estar pendientes del resto, dentro de la relación interpersonal adoptan esta función olvidándose de sí mismos y haciendo ver que parecen no necesitar nada, por lo que los demás aprenden a no dárselo, con lo que las relaciones se convierten en algo de una sola dirección y no recíprocas.
  • Al no estar acostumbrado a cuidarse y “escucharse”, pueden aparecer sentimientos de frustración al no saber uno mismo lo que se quiere o desea.

De este modo, las personas con esta idea tan carente de flexibilidad, a menudo parecen quedar atrapadas en una situación en la que parece que hagan lo que hagan están destinadas a sentirse mal ya que “si me ocupo solo del resto y no lo hago de mi mismo me siento mal, y si me ocupo únicamente de mi, no lo hago del resto y soy egoísta con lo que igualmente sufro”.

Dado este aparente callejón sin salida, en estos casos resulta imprescindible que estas personas logren conseguir entender que fruto de la rigidez de su idea se ha caído en un funcionamiento igualmente rígido y viceversa. Así, el trabajo se centra en la posibilidad de darse cuenta de que ambas opciones son posibles y sobretodo válidas, es decir, es factible una flexibilidad cognitiva que permita a uno mismo tenerse en cuenta y escuchar las propias necesidades y deseos sin caer en el egoísmo, al tiempo que se puede tener en cuenta al de al lado y ayudarle.

EL EFECTO DE LAS EMOCIONES POSITIVAS. Aida Mañero Ocarranza

Galería

Se sabe que las emociones cumplen una función adaptativa y sirven para asegurar la supervivencia de las personas, pudiendo diferenciar entre emociones positivas y emociones negativas. Las emociones negativas son inevitables, por tanto, más que evitarlas y no experimentarlas, lo … Sigue leyendo