Supera tu fobia a volar

Psicólogo Madrid: Supera tu fobia a volar

La fobia o miedo a volar es un miedo muy común en el que la persona presenta un estado de ansiedad previo, durante y posterior ante la situación de tener que volar. Como todas las fobias es un miedo irracional por lo que los razonamientos y confrontaciones no son eficaces para su superación. Todos sabemos que hay una probabilidad pequeña de que ocurra un accidente aéreo pero el cerebro emocional piensa y ¿y si pasa? y comienza la activación fisiológica en la que el sujeto tiene dificultades para pensar, respirar, tiene sudor en las manos… y ¿cómo puede superarla?, la manera más eficaz es la exposición a la fobia, pero ¿de qué manera? Lo mejor es de la manera más real posible y aplicando estrategias de control de la ansiedad. Tradicionalmente se ha utilizado una exposición imaginando lo que está ocurriendo y que el sujeto verbalice cómo se siente, pero en la actualidad podemos hacerlo de un mejor modo, a través de la realidad virtual, con la que se puede vivir la situación de manera más real y se puede medir la ansiedad del sujeto en el momento. Este tratamiento ha sido estudiado por varios autores como el estudio abajo indicado en el que el sujeto recibió 8 sesiones dentro de las cuales se realizó la psicoeducación de lo que es una fobia y a continuación una exposición virtual a la fobia junto al registro de sus niveles de ansiedad. Las exposiciones virtuales fueron desde en casa preparando la maleta, a cómo esperaba el avión para finalmente exponerse a montar en el avión. Se observó que la evitación a la situación, el temor y los pensamientos catastróficas que le surgían le disminuyeron de manera significativa en dos semanas. Observaron que la realidad virtual es capaz de inducir la ansiedad, lo que hace que la mente crea que es real, y a su vez de disminuirla debido a la exposición a la misma. En el caso abajo indicado el sujeto al finalizar el tratamiento llegó a hacer un vuelo con un bajo nivel de ansiedad.

Información obtenida de:

BAÑOS RIVERA, R.M., BOTELLA ARBONA, C., PERPIÑÁ, C., QUERO CASTELLANO, S., Tratamiento mediante realidad virtual para la fobia a volar: un estudio de caso. Clínica y Salud [en linea] 2001, 12 (Sin mes) : [Fecha de consulta: 2 de febrero de 2018] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=180618319006> ISSN 1130-5274 

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Técnica en Biofeedback y Neurofeedback

Realidad virtual para la ansiedad

Realidad virtual para la ansiedad

Cristina Botella Arbona,  Azucena García-Palacios, Rosa María Baños, Rivera y Soledad Quero Castellano, de la Universidad Jaume I, llevan a cabo una revisión de los estudios realizados sobre la eficacia de la aplicación de la Realidad Virtual en los trastornos psicológicos.

Señalan que una de las mayores ventajas es el poder controlar lo ocurrido en la situación a la que se enfrenta el sujeto, lo cual le generará tranquilidad al sujeto ya que será el profesional el que controle a lo que se tiene que enfrentar y puede observar cómo reacciona su cuerpo para poder enseñarle las estrategias de afrontamiento adecuadas y adaptadas a la persona y a la situación enfrentada.

Los estudios de revisión han comprobado que la realidad virtual es una herramienta muy eficaz en las fobias específicas, en las que se encuentran los mejores resultados. Además han observado que esta herramienta a resultado eficaz en los casos en los que otras técnicas no han funcionado, ya que como se ha comentado anteriormente se da un mayor control y análisis y con ello se puede determinar el por qué la persona no consigue avanzar. Uno de los inconvenientes de estas herramientas es la personas que los utilizan y el tipo de software utilizados, es muy importante que el profesional que lo aplique sea conocedor de los trastornos y que los software hayan sido comprobadas su eficacia.

Información obtenida de: http://www.terapiacognitiva.eu/cpc/dwl/VR/Cuad%20N82%20trabajo%202.pdf

Belen Pozo

Psicóloga Sanitaria

Técnica en Biofeedback y Neurofeedback

Psicología adultos: La comida me relaja

Psicología adultos: La comida me relaja

La comida en muchas ocasiones se convierte en una herramienta o una forma de calmar la ansiedad o el estrés. La persona al ingerir alimentos siente una mejora en sus sensaciones de malestar las cuales parecen desaparecer.

¿Por qué ocurre?

Esto es debido a que son sensaciones físicas similares y su saciación en ambas generan bienestar.

¿Qué puedo hacer para cambiarlo?

  • Lo primero de todo es llevar a cabo una demora de respuesta, es decir ante la necesidad de comer para calmarse o sentirse mejor, esperar 5-10 minutos para hacerlo e ir aumentando este tiempo de demora.
  • Sustitución del estímulo. En lugar de ingerir alimentos tomar líquido no azucarado en su lugar para obtener la misma sensación de saciación.
  • Disminuir el consumo de azúcares. El azúcar es “adictivo” y hace que el organismo pida más cuanto más obtiene.
  • Hacer 5 comidas al día para evitar tener la sensación de hambre compulsiva.
  • Realizar ejercicio físico, de este modo se canalizará la ansiedad y estrés y se generarán las sustancias de la felicidad y relajación.
  • Dormir lo suficiente. La falta de sueño genera un deseo mayor de consumo de azúcares ya que se genera leptina, hormona relacionada con la saciación.
  • Tener a la mente ocupada. Realizar actividades de ocio para evitar que la mente te juegue una mala pasada y sea tu peor enemigo.
  • Consumir proteinas en el desayuno favorecerá  la disminución del deseo de comer entre horas.
  • Controlar las tentaciones, evitar en la medida de lo posible comprar alimentos azucarados y sustituirlo por frutas.
  • No prohibirse, el prohibirse a uno mismo comer cierto tipo de alimento genera una mayor ansiedad.

Belén Pozo

Psicóloga

Cuento: “El árbol de los problemas”

Cuento: “El árbol de las preocupaciones”

Hoy me gustaría compartir un cuento para reflexionar, para darse cuenta de algo, para que en la mente haya un cambio de chip:

 

“Un rico comerciante contrató a un carpintero para restaurar una antigua casa colonial. Como el comerciante era de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control y le preocupaba que el trabajo no quedase bien, decidió pasar un día en la casa, para ver cómo iban las obras.

Al final de la jornada, se dio cuenta de que el carpintero había trabajado mucho, a pesar de que había sufrido varios contratiempos. Para completar el día de mala suerte, el coche también se negó a funcionar así que el empresario se ofreció para llevarle a casa.

El carpintero no habló durante todo el trayecto, visiblemente enojado y preocupado por todos los contratiempos que había tenido a lo largo del día. Sin embargo, al llegar invitó al comerciante a conocer a su familia y a cenar, pero antes de abrir la puerta, se detuvo delante de un pequeño árbol y acarició sus ramas durante pocos minutos.

Cuando abrió la puerta y entró en la casa, la transformación era radical: parecía un hombre feliz. La cena transcurrió entre risas y animada conversación. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al comerciante al coche. Cuando pasaron por delante del árbol, este le preguntó:

– ¿Qué tiene de especial ese árbol? Antes de entrar estabas enojado y preocupado y después de tocarlo eras otro hombre.

– Ese es el árbol de los problemas – le respondió el carpintero. – Soy consciente de que no puedo evitar los contratiempos en el trabajo pero no tengo por qué llevarme las preocupaciones a casa. Cuando toco sus ramas, dejo ahí las preocupaciones y las recojo a la mañana siguiente, cuando regreso al trabajo. Lo interesante es que cada mañana encuentro menos motivos para preocuparme que los que dejé el día antes. 

Las preocupaciones en muchas ocasiones observadas con el tiempo pierden poder, se ven desde la distancia y no se sienten con la misma intensidad. Por otro lado el sacar las preocupaciones fuera de uno mismo favorece que estas no torturen tu mente y sea más sencillo buscar la salida de las mismas.

Belén Pozo

Psicóloga

 

El pasado no se repite

El pasado no se repite

En el mundo de la psicología uno de los grandes miedos que presentan las personas es que el pasado se vuelva a repetir, que se vuelva a sufrir del mismo modo, que se vuelva a tener el mismo ataque de ansiedad, que se vuelva a sentir la misma tristeza,… pero esto no ocurre.

¿Por qué?

Somos animales racionales, los cuales estamos preparados para el aprendizaje, pero no sólo de aspectos racionales sino también emocionales. Dentro del cerebro humano hay un área dedicada a la memoria emocional en la cual se almacenan dichos recuerdos, que a parte de que casualmente hagan que vuelvan a la mente del sujeto, sirve para que este aprenda de los mismos. Unos de los miedos más grandes es volver a pasar por el mismo ataque de ansiedad que la primera vez, el cerebro aprende a que después de este no hubo un final negativo sino una situación desagradable que poco a poco desapareció. El miedo paraliza y si está presente en el sujeto de que vuelva a pasar lo cierto es que la situación empeorará porque se dará un bloqueo. La única manera de vencer al miedo es enfrentarse a él, por lo que no va a desaparecer la ansiedad ni la tristeza, porque gracias a ella podemos evitar peligros y expresar nuestro malestar, pero se puede aprender de la reacción y su funcionalidad.

No te dejes vencer por el miedo, únete a él.

Belén Pozo

Psicóloga

La razón y la emoción

jLa razón y la emoción

La razón y la emoción son dos conceptos que van muy unidos en los aspectos de la psicología. La razón es la característica que nos hace diferenciarnos del resto de animales, pero esta razón ¿es buena? ¿nos beneficia?

Lo cierto es que gracias a las razón generalizamos los aprendizajes, nos adaptamos a los cambios de las situaciones, planificamos,..etc. De todas estas funciones se encarga el neocortex, que ocupa 2/3 de cerebro. A través de la razón intentamos controlar el mundo.

Por otro laso se encentra el sistema límbico encargado de las emociones, a nivel cerebral se encuentra debajo de la corteza cerebral encargada de la razón. Este sistema envía los impulsos que generan las emociones, las expresa, controla y las vive.

El sistema límbico es el que mueve al sujeto, el que le motiva y le hace vivir. El neocortex es el que planifica para conseguir los objetivos deseados. Ambas partes dan lugar a que un sujeto responda de manera más racional o emocional a las situaciones. El que domine un cerebro u otro predispone al sujeto a presentar ciertas patologías: los más emocionales tienden a presentar más alteraciones en el estado de ánimo y por el contrario los más racionales tienden a mostrar en mayor medida preocupaciones, ansiedad o manías.

¿Cómo es tu cerebro?

Belén Pozo

Psicóloga

Ansiedad y depresión las “dolencias” de la actualidad. Aida Mañero Ocarranza

“Cerca de un 40% de la población española padecerá ansiedad o depresión a lo largo de su vida, […] aunque sólo la mitad de los afectados han sido diagnosticados y se medican.”

 Así mismo, Salvador Ros, presidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada a afirmado que “en España la ansiedad afecta a más de seis millones de españoles y causa un absentismo laboral de un 10%, un 7% más que la media de países europeos”; se cree que este hecho es debido en gran parte a la crisis a nivel económico y laboral en la que está sumida el país.

 De este modo, estas y otras afirmaciones igualmente interesantes, son las que han tenido lugar en el VII Congreso Nacional de Ansiedad y Trastornos Comórbidos celebrado en la ciudad de Barcelona los días 14 y 15 de este mes de Febrero.

 Así pues, se hace patente la necesidad existente en la actualidad de una asistencia psicológica que cubra las necesidades de aquellos que lo necesiten en una ocasión dada, y la importancia de esta práctica profesional en momentos en los que puede ser complicado encontrar soluciones de forma individual.

http://www.20minutos.es/noticia/2058098/0/40-espanoles/pacede-ansiedad-depresion/mitad-se-trata/

Tratamientos de fertilidad y ayuda psicológica. Elisa Vaca López

Cada vez más parejas solicitan este tipo de tratamientos debido a las dificultades para concebir de forma natural. Estos tratamientos llevan un elevado coste para ambos miembros de la pareja y además se lleva de manera diferente. Pero no cabe duda que el mayor peso lo lleva la mujer, independientemente del miembro que tenga las dificultades de fertilidad.

La mujer lleva un coste importante en tres niveles:

Psicológico. Donde las emociones fluyen unas detrás de otras, se pasan desde periodos de miedo, de elevada ansiedad a la tristeza más profunda, donde una se encierra en su cuarto y sólo puede llorar y llorar. Respecto a la pareja entran dudas, se discute e incluso puede llegar a haber un rechazo. En cuanto al ámbito social, se puede producir un alejamiento, donde el resto de las mujeres se van quedando embarazadas, una a una.

Físico. Los tratamientos incluyen pincharse grandes cantidades de hormonas, que a largo plazo no se sabe si pueden perjudicar en algo. De momento, te puedes sentir hinchada, con posibles dolores de cabeza, la tripa dolorida, donde los últimos pinchazos duelen más que los primeros. Te sientes rara, con síntomas extraños.

Económico. Aunque es el que menos importa de los tres generalmente, no deja de suponer sacrificar ciertos caprichos o a veces, algo más, dado el elevado coste tanto del tratamiento como de la farmacología.

Sólo una mujer que ha pasado por ellos, sabe lo duro que es realmente, y todo esto si al final se tiene un final feliz y se cumple su sueño, pase. Pero cuando fracaso tras fracaso, se ve cómo ese sueño se va alejando cada vez más, la desilusión y el abatimiento entonces ganan la batalla.

Si a una madre siempre se ha dicho que le debería de levantar un pedestal por haber dado a luz, a una pareja que ha pasado estos tratamientos y en especial a la mujer, yo pienso que aún más. Independientemente del resultado, para mi tienen tres o cinco veces más valor, coraje, ilusión y disposición.

En estos casos el disponer de ayuda psicológica me parece algo imprescindible, porque pasarlo mal se va a pasar, eso por desgracia los psicólogos no podemos evitarlo, pero podemos ayudar a que las recaídas sean en el menor tiempo posible, a vencer ese miedo y a que la ansiedad no se apodere de tu vida y te lleve a perder el control de la misma. Por último, ayudamos a que el final sea un proceso de maduración y a que en caso de que sea negativo, poder cerrar ese asunto pendiente y volver a disfrutar de la vida, con aún si cabe, una mayor calidad de la misma.

Los psicólogos disponemos de una serie de estrategias imprescindibles en estos momentos que os podemos enseñar para ayudar en la estabilidad y bienestar emocional.

No estáis solos, podemos acompañaros durante el proceso para servir de bastón cuando las fuerzas flaqueen, pues el camino está lleno de piedras y a veces resulta demasiado largo.

RETIRADA SUBENCIÓN DE MEDICAMENTOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL. Aida Mañanero Ocarranza

Galería

Esta galería contiene 1 foto

Debido a la época que estamos viviendo, las personas estamos sujetas a una serie de cambios que nos afectan notablemente en nuestro día a día. Uno de estos importantes cambios es el de la reforma sanitaria; además del llamado copago … Sigue leyendo