Alexitimia

ALEXITIMIA

La Alexitimia es un concepto introducido por Sifneo en 1973, el cual describía este término como “la ausencia de palabras para poder expresar las emociones”.

Se considera un trastorno caracterizado por la dificultad para poder identificar y describir los sentimientos y distinguir las sensaciones corporales de los distintos estados emocionales, ocasionando un estado interno emocionalmente empobrecido, presentando un nivel bajo de experiencias diferenciadas e integradas en su historia de vida personal.

Según la Sociedad Española de Neurología, al menos un 10% de la población mundial padece este trastorno, siendo más frecuente en varones que en mujeres. También se ha observado que un 85% de la población con trastorno de Espectro Autista presenta Alexitimia.

Muchos de estos pacientes acuden a especialistas por recomendación de los familiares o de la pareja, debido a que su entorno suele aquejarse por la pérdida de comunicación, falta de entendimiento o de afectividad en las relaciones, destacando la queja y la afectación en la pareja.  Por ello este trastorno ocasiona una gran interferencia en la vida diaria, afectando a la calidad de las relaciones sociales, ya que sus dificultades afectan en sus interacciones personales a la hora de reconocer e identificar en el otro lo que siente, no mostrando cierta empatía y respondiendo con una respuesta emocionalmente “fría” y poco acorde a las diversas situaciones vividas.

No todos los pacientes que sufren este trastorno presentan el mismo grado de afectación. Se pueden clasificar en dos tipos:

  • Alexitimia primaria de tipo neurológico, donde se encuentran anomalías en las zonas cerebrales vinculadas con las emociones. Puede deberse a factores de tipo genético o como consecuencia de alguna enfermedad neurológica (párkinson, esclerosis, tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares o por algún tipo de traumatismo…).
  • Alexitimia secundaria, se encuentra vinculadas a desórdenes en el aprendizaje emocional, por traumas que haya vivido el sujeto en su historia personal (trastorno de estrés postraumático) o también derivado por otros trastornos psicológicos cursados (adicciones, trastornos del estado de ánimo, trastornos de la conducta alimentaria…)

Es importante saber que las personas que sufren este trastorno, sí sienten emociones, pero su dificultad reside en no saber identificarlas. Esto les provoca un alto sufrimiento emocional por no poder expresar lo que sienten en su vida diaria, afectando al proceso de autorregulación de su estabilidad y bienestar emocional.

Información obtenida:

Eizaguirre, A. E. (2002). Alexitimia y relaciones de pareja. Psicothema14(4), 760-764.

Alonso-Fernández, F. (2011). La Alexitimia y su trascendencia clínica y social. Salud mental34(6), 481-490.

Rocío Delgado

Psicóloga