Mantener a ralla las preocupaciones

Psicología adultos: Cómo mantener a ralla las preocupaciones

Las preocupaciones del día a día generan un gran malestar en las diferentes áreas del sujeto, tanto a nivel personal como laboral, familiar y social. Todo ello conlleva consecuencias como problemas de sueño, alimentación, dolores musculares, irascibilidad, dolores de cabeza o dificultades en la toma de decisiones.

La mayor parte de las personas intentan llevar a cabo diversas estrategias entre las más comunes intentar dejar de pensar, pero el intentar no pensar lleva a pensar en mayor medida, ya que el control cognitivo no puede llevarse a cabo a través de la razón. A través de la escritura y el dibujo se pueden canalizar las preocupaciones y pueden ser controladas, debido a que se exteriorizan y pierden poder emocional. Para ello debe de reservarse en la agenda el momento de la expresión de ideas, el momento elegido debe de ser por la tarde no muy cercano a la hora del sueño. Es muy importante tener presente que no puede “pensar” o “darle vuelta” a las preocupaciones durante el día a no ser que sea en el momento de la expresión de las ideas. En ese momento deben de escribirse o dibujarse las emociones, preocupaciones y pensamientos que generen malestar para expresarlos de manera externa y que no conlleve las consecuencias explicadas al inicio de esta entrada.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *