Vívelo, siéntelo y no lo pienses

Vívelo, siéntelo y no lo pienses

Somos animales racionales, pensamos, sabemos solucionar problemas,… y ¿para qué? ¿nos beneficia? lo cierto es que nos vale para anticiparnos, planificar o solucionar posibles problemas, pero también nos vale para preocuparnos, anticiparnos y rumiar sobre nuestros problemas. La razón y el pensamiento nos lleva a darle vueltas a un mismo problema varias veces para poder ver los distintos lados y posibles situaciones que puedan ocurrir para así poder solucionarlo en el caso de que ocurra. Pero ¿y si no ocurre? ¿y sino pasa lo que nuestra mente nos dice que va a pasar? habremos perdido un tiempo preciado en pensar, en planificar, en intentar solucionar y sobre todo en preocuparse. Habremos dedicado un tiempo precioso a pensar a sobrevivir pero no a vivir, a sentir o a disfrutar. La mente es el gran aliado del ser humano pero también es el mayor enemigo, para intentar frenarla puedes:

  • Dar un paseo diario sintiendo el aire en la cara
  • Cuando tu mente te lleve al pensamiento dile, no en otro momento
  • Ocúpate de las cosas, preocuparte anticipa pero no asegura
  • Vuelve a hacer aquello que hacías hace años y te hacía muy feliz

Belén Pozo

Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *