No consigo controlarlo

No consigo controlarlo

No consigo controlarlo, es la frase más repetida en las sesiones, todos pretendemos controlar nuestras emociones, sentimientos o incluso a las personas de nuestro entorno. Pretendemos controlar nuestro miedo, nuestra tristeza, nuestra desilusión, a nuestros hijos o a nuestra pareja. No queremos estar tristes, estresados, enfadados o agobiados, buscamos la felicidad a toda costa.

Pero ¿cómo podemos controlarlo?

La única manera de poder controlarlo es aceptándolo, dejándonos sentir, evitando controlarlo o cambiarlo. Al intentar cambiarlo o controlarlo se consigue un proceso contrario a lo que se persigue, el intento de control genera una gran frustración ya que al percibir que no se puede controlar al 100% la emoción o situación que se intentaba controlar o modificar se desborda, por ejemplo si intentamos no estar tristes o no tener miedo haciendo actividades contrarias o intentando no pensar, de manera automática estaremos más tristes o nos daremos cuenta de que no podemos controlarlo. Lo que se debe de hacer es dejarse sentir aceptar la emoción o situación en la que nos encontramos y analizar el por qué de la misma. De este modo se hace consciente la emoción y esta no es negada por lo que se procesa a nivel cerebral y favorece la aceptación y procesamiento de la misma lo cual genera una situación de control y manejo de la misma.

Belen Pozo

Psicóloga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *