LA INTELIGENCIA EMOCIONAL UN PREDICTOR DEL ÉXITO. Belén Pozo Muñoz

La inteligencia lleva al sujeto a adaptarse al medio y a los cambios que en este se originan. Dentro de esta inteligencia ¿dónde entran en juego las emociones en esta adaptación? ¿cómo afectan las mismas a las situaciones a las que el sujeto se enfrenta? ¿se actúa de la misma manera si se está enfadado? ¿se es  capaz de buscar todas las alternativas de acción si se está con un estado de ánimo bajo?

Se ha demostrado que la razón se ve influida de manera negativa cuando el sujeto presenta estados de ánimo alterados o explosiones emocionales, estas invaden el razonamiento y llevan al sujeto a presentar bloqueos, dificultades en la toma de decisiones o en el mantenimiento del esfuerzo para conseguir un objetivo. Muchos sujetos acuden a la consulta comentando que no entienden por qué pero que no son capaces de tomar una decisión o que se encuentran más cansados a nivel laboral, y perciben que su rendimiento es menor al que tenían antes, detrás de todas estas problemáticas puede haber un desequilibrio emocional no detectado o mal canalizado.

 Es importante tener presente que a la hora de enfrentarse a la vida diaria las emociones guían las acciones, llevan al sujeto a dirigir su acción de manera eficaz y le encaminan en la búsqueda de las soluciones más efectivas.

Un adecuado desarrollo emocional es un predictor de éxito, ya que conocer las emociones, su funcionalidad y cómo afectan al comportamiento determina la  adquisición y consecución de las metas. Las emociones son la gasolina que impulsan al sujeto en la búsqueda de los objetivos.

 Por todo ello, un sujeto con una capacidad intelectual (CI) elevada puede verse influido de manera negativa por un desequilibrio emocional, por un estado de estrés elevado o un estado de distimia o tristeza.

 ¿Cómo se puede evitar estas situaciones?

Las emociones están y afectan a la acción, la manera para que estas no influyan de manera negativa en la vida diaria es conocerlas tanto en nosotros mismos como en los demás, detectar cuando cambian, conocer su funcionalidad y manejarlas de manera correcta. De este modo las emociones facilitaran que el comportamiento lleve al sujeto a obtener éxito y le haga  sentirse  más estables a nivel emocional.

 Diversos estudios han mostrado que sujetos con altas capacidades de inteligencia emocional presentan un mayor número de éxitos así como un mejor rendimiento laboral y académico junto a unas relaciones sociales más sanas a nivel psicológico. Por ello es muy interesante conocer el propio nivel de estado emocional, el conocimiento que se tiene de las emociones, de su función  y manejo de las mismas. Para ello se puede llevar a cabo una evaluación que consiste en la aplicación de baterías de capacidades emocionales que evalúan estos aspectos y muestran al sujeto su perfil, en él que podrá observar qué áreas están más o menos desarrolladas y cuáles deben de ser reforzados para un mejor funcionamiento.

Desde nuestro centro se ofrece la oportunidad de llevar a cabo la evaluación de las mismas con las últimas pruebas del mercado de gran fiabilidad y validez. Una vez realizado el perfil y analizado se puede llevar a cabo un programa individualizado con el objetivo de mejorar las áreas en las que el sujeto presenta un menor control.

 Conocer y controlar cómo te sientes favorece que tus actos lleguen a su fin.

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *